Envío gratuito para pedidos superiores a $99,99

En el panorama minorista actual en rápida evolución, los supermercados enfrentan desafíos únicos, especialmente cuando se trata de manejar diversos comportamientos de los clientes. Entre ellos, los comportamientos de los clientes más tacaños destacan por su impacto tanto en la experiencia de compra como en la eficiencia operativa de las tiendas. Aquí profundizamos en cinco ejemplos notables de tales comportamientos, brindando ideas que pueden ser bastante esclarecedoras para los lectores estadounidenses.

El comprador calculador

En un escenario que refleja el comportamiento de determinados clientes, nos encontramos con el Comprador Calculativo. Estos compradores se caracterizan por su meticuloso enfoque en el gasto. A menudo se les ve en las cajas, calculando el coste total de sus compras, hasta el último centavo. Este hábito no se trata sólo de mantenerse dentro de un presupuesto; es una evaluación meticulosa del costo versus la necesidad. Por ejemplo, si el total excede su umbral mental, no dudarían en eliminar artículos de su carrito, lo que a veces lleva a tiempos de pago más largos. Este comportamiento, si bien es financieramente prudente para el individuo, puede provocar retrasos e ineficiencias en el proceso de compra general.

El comparador de precios en línea

Con la llegada del comercio electrónico, el comparador de precios en línea se ha convertido en un tipo distinto de cliente de supermercado. Estas personas a menudo se encuentran en los pasillos, con un teléfono inteligente en la mano, comparando los precios de los productos con las ofertas en línea. Su objetivo es sencillo: asegurarse de obtener la mejor oferta, ya sea en la tienda o en línea. Este comportamiento pone de relieve la creciente necesidad de que los puntos de venta físicos sigan siendo competitivos con respecto a los precios en línea. Sin embargo, también subraya un desafío para los supermercados: mantener precios atractivos y al mismo tiempo ofrecer los beneficios tangibles de las compras en las tiendas.

El defensor de la marca privada

Otro comportamiento interesante se observa en el Private Brand Advocate. Estos clientes muestran una fuerte preferencia por productos de marca propia o de marca privada, impulsada principalmente por consideraciones de costos. Buscan meticulosamente estos artículos, a menudo pasando por alto marcas conocidas. Este comportamiento no se trata sólo de ahorrar dinero; también es un reflejo de una creciente confianza en la calidad de los productos de marca propia. Los supermercados han notado esta tendencia y se están centrando cada vez más en mejorar sus selecciones de marcas privadas para satisfacer esta demanda.

El comprador de existencias

La pandemia ha alterado significativamente el comportamiento de los consumidores en los supermercados, siendo una tendencia notable el aumento del Stockpile Shopper. Este grupo de consumidores, impulsado por la incertidumbre y el deseo de minimizar los viajes frecuentes, se ha inclinado hacia visitas de compras menos frecuentes pero más sustanciales. Estos compradores, estresados ​​por la experiencia de compra en la tienda, han reducido sus visitas para comprar alimentos frescos de varias veces por semana a, en promedio, una vez cada dos semanas. Su comportamiento se caracteriza por comprar al por mayor, con el objetivo de abastecerse para reducir la frecuencia de visitas a las tiendas. Este cambio plantea desafíos para las categorías de alimentos frescos, que son perecederos y no pueden almacenarse fácilmente. El cambio de comportamiento también afecta a los supermercados, ya que históricamente los compradores frecuentes representaban una parte importante de las ventas.

El buscador de comodidad digital

El Digital Convenience Seeker representa un cambio significativo en el comportamiento de compra de comestibles, impulsado por el rápido crecimiento de las ventas digitales de comestibles. Este grupo prioriza la conveniencia, la rapidez y el costo, lo que refleja una tendencia más amplia en el comportamiento del consumidor influenciado por la tecnología. Prefieren experiencias de compra que sean rápidas y convenientes, y a menudo eligen comprar en línea para evitar el estrés y el compromiso de tiempo de las visitas a la tienda. Este comportamiento se ve facilitado por la disponibilidad de varias opciones de cumplimiento, como recogida y entrega en la acera, en línea con sus expectativas de un servicio rápido y sin estrés. Los supermercados están respondiendo a esta tendencia innovando en opciones de compras digitales y métodos de cumplimiento para atender a este segmento en crecimiento.

En conclusión, cada uno de estos comportamientos presenta tanto desafíos como oportunidades para los supermercados. Calculative Shopper y Online Price Comparer impulsan a las tiendas a ser más transparentes y competitivas en sus precios, mientras que Private Brand Advocate fomenta un enfoque en la calidad y el valor de los productos de marca de la tienda. Comprender y adaptarse a estos comportamientos puede ayudar a los supermercados a servir mejor a su diversa base de clientes y seguir siendo relevantes en un entorno minorista cambiante.

Deja un comentario

Todos los comentarios del blog se verifican antes de su publicación.

tu carrito

×